¿Cómo tratar una contractura muscular mediante un masaje?

Contractura

¿Alguna vez has despertado  con un dolor intenso en alguno de tus músculos que no te permite moverte de forma normal y que te duele mucho? Si es así, probablemente hayas sufrido de una contractura muscular.

Una contractura muscular es una contracción continuada e involuntaria del músculo o algunas de sus fibras que aparece al realizar un esfuerzo. Esta se manifiesta como un abultamiento de la zona, que implica dolor y alteración del normal funcionamiento del músculo.

Cuando ya tenemos la contractura muscular, por ejemplo, en la espalda, tenemos que tratarla, pero de forma adecuada. Sin embargo, nunca es conveniente hacerlo por nuestra cuenta con masajes inapropiados o fármacos aconsejados por algún conocido.

En todo momento lo mejor siempre es ir al médico o al masajista para que evalúen si el dolor es de tipo muscular.

¿Cómo identificar una contractura?

Las contracturas pueden suceder en diversas partes del cuerpo, por ejemplo, el cuello, espalda o muslo. Además, suelen ocurrir después de practicar un ejercicio muy fuerte, dormir en una mala posición o por exceso de tensión por estrés.

Normalmente, sus síntomas más comunes son el dolor y la limitación de movimientos. También se detecta cuando se coloca la mano sobre el músculo y se siente una parte más adolorida y rígida.

En principio, no debemos preocuparnos si sufrimos una contractura leve que va mejorando por sí sola con el paso de las horas. Pero, si el dolor impide el movimiento del cuerpo, las molestias siguen durante varios días y aparecen otro tipo de sensaciones como adormecimiento de la zona, hormigueos o pinchazos, es mejor acudir a un especialista inmediatamente.

Masaje descontracturante

De acuerdo con los especialistas, una de la principal recomendación para tratar tu contractura muscular es un masaje descrontracturante.

Este masaje se utiliza para relajar el musculo y disolver las contracturas devolviéndole a los músculos su estado natural, aliviando la tensión sobre ellos.

Una vez que hemos conseguido reducir el nivel de estrés y de tensión en la espalda o las cervicales, nuestros músculos estarán más relajados, la circulación de la sangre mejorará en las partes afectadas y sentiremos una reducción significativa del dolor.

Otros beneficios son:

  • Activa la circulación sanguínea y de la linfa
  • Elimina toxinas y oxigena los tejidos
  • Libera endorfinas
  • Relaja y ayuda a dormir bien
  • Favorece el sistema nervioso
  • Alivia migrañas y dolores de cabeza
  • Disminuye la fatiga física
  • Elimina las células muertas de la piel
  • Hace que los músculos recuperen elasticidad y movilidad

Para lograr esto, el masajista identifica el o los músculos que sufren la contractura y realiza técnicas para recuperar su función y movilidad normal.

En Vanity Spa te estamos esperando

Está comprobado que el estrés es un factor que va acumulándose con el tiempo y puede producir distintos problemas, como la contractura, por lo que tratarlo a tiempo es sumamente importante.

Precisamente, para evitar cualquier situación que puede ser derivada del estrés, como una contractura muscular, es recomendable realizarte un masaje relajante al menos una vez al mes, como recomendación. Esto no solo prevendrá cualquier otra dolencia, sino que le darás una gran carga de bienestar a tu vida, beneficiando directamente tu salud.

Soy Lis Pérez, fundadora de Vanity Estética & Spa y me alegra poder aconsejarte sobre temas diferentes temas concernientes a los spa, masajes y estética. Contáctanos y agenda tu cita con nosotros.

Te invito a seguirnos en nuestras redes sociales de Facebook e Instagram para sumarte a la comunidad de personas que disfrutan sentirse bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *